jueves, 23 de octubre de 2014

Martín Pérez se emocionó

Martín Pérez iba nervioso en su carro cuando se dirigía al José Bernardo Pérez de Valencia. Su primera experiencia en el coso valenciano y en un Caracas-Magallanes fue a los 19 años y quiso volver a revivir la experiencia.



Ya consolidado como lanzador estelar con los Rangers de Texas, quiso hacer su rehabilitación con los Navegantes a petición propia y quiere ser una inspiración para esos benjamines lanzadores en el roster semanal de los bucaneros. “Voy a estar aquí nada más cuando el equipo esté en Valencia”, expresó el zurdo en rueda de prensa en el coso de La Michelena. “Será difícil poder viajar con ellos, pero el entusiasmo es el mismo. Soy un chamo que está aprendiendo y estar aquí es una experiencia única”. 

Pérez arrancará su proceso de rehabilitación el próximo 11 de noviembre soltando el brazo a 60 pies. “Es un plan fuerte, bastante exigente. Estoy enfocado en eso, estimo regresar al montículo para la segunda mitad de campaña del 2015”, indicó el siniestro, quien fue sometido a una cirugía Tommy John para corregir los ligamentos de su brazo de lanzar. El tirador de la novena de Arlington matriculaba foja de 4-3 con 4.38 de efectividad en ocho aperturas. “Creo que tomé la decisión correcta”, señaló. 

El procedimiento quirúrgico está diseñado para reconstruir el ligamento colateral cubital medial (codo) cuando se rompe y fue ideado por el médico Frank Jobe, que en 1974 logró salvarle la carrera al zurdo Tommy John, mientras se desempeñaba como jefe médico de los Dodgers de Los Ángeles. Desde entonces, la revolucionaria cirugía de Jobe ha salvado buena parte de las carreras de pitchers con lesiones de ligamentos en el codo. 

Esperanzas de un anillo. 
Martín Pérez no pierde la ilusión de obtener una Serie Mundial. “Han pasado cosas importantes, tenemos un nuevo manager que me han hablado bien de él”, aseveró. “Jean Machí me dijo que fue el Jefe de Operaciones de los Piratas de Pittsburgh en las menores y que las referencias son geniales. Tenemos que estar sano para el 2015 y vendrán mejores cosas”, apuntó. 

Pérez y Robinson Chirinos fueron batería con la nave turca y en las mayores con los Rangers. “Se ha convertido en mi mejor amigo. Fue uno de los que más me ha motivado. Hemos hablado y todavía no sabe si estará con Magallanes este año, pero le dije que lo iba a esperar para que se consolide, porque para mí, será uno de los mejores receptores en el futuro de las grandes ligas”, dijo. El escopetero repitió muchas veces las expresiones “soy un chamo que quiere aprender” y “soy optimista en lo que pasó y vendrá”. Esa sensación de ponerse un uniforme y sentirse nervioso, lo volvió a vivir anoche a sus 23 años de edad. La esperanza de un nuevo comienzo arrancó también ayer. Está enfocado en su regreso.

ISRAEL PACHECO VELÁSQUEZ
@israelpachecov

lunes, 29 de septiembre de 2014

Pre temporada de La hora magallanera 2014 2015

Bienvenidos queridos fanáticos una vez más a nuestro blog y, claro está, a tu programa "La hora magallanera". Aquí les dejamos el audio del programa desde la rueda de prensa del equipo y el Fan Fest celebrado el sábado 27 de septiembre en Valencia. Por lo pronto, disfruten del audio y recuerden que arrancaremos oficialmente con el programa el lunes 6 de octubre a partir de las 7:00pm.



Y allá va...

viernes, 6 de diciembre de 2013

Gregorio es uno de los mejores maestros

Gregorio Machado saluda bien sea con una palmada en el hombro o estrechando su mano derecha.  A veces, le da la bendición sincera todo el que se encuentra en la grama del José Bernardo Pérez de Valencia.


“Es una de las mejores personas que he conocido y uno de los que ama esta divisa como pocos”, expresa Dámaso Blanco, quien a partir de ahora será su compañero en el Olimpo de los inmortales magallaneros.  “Nadie se imagina que esa persona con bigotes que camina por allí, que lidera en ocasiones las prácticas de bateo, es una leyenda viviente”, acota Blanco del mirandino de 64 años de edad.
Carlos García solamente tiene elogios para el prolífico tripulante de la nave turca.  “Es un maestro, mucho de nosotros le debemos la carrera a ese señor”, destaca “El Almirante” al otro lado del hilo telefónico.  “Es admirable que con todo novato que llega lo recibe con una sonrisa,  le lanza sin prejuicio una práctica de bateo o coordina alguna sesión de pitcheo”, contó García.  “Cuánta gente no ha visto desfilar él por esos dugouts, por esas alineaciones, por todos esos títulos obtenidos”, mencionó.
Machado fue Novato del Año en la zafra 68-69, su primera como jugador de los cabrialenses.  Fue manager campeón en la 95-96 cuando asumió el interinato en la Serie Final ante la ausencia del Tim Tolman, dirigiendo al equipo a la corona a expensas de los Cardenales de Lara.  Ha sido la única figura que ha disfrutado los campeonatos turcos como jugador, técnico y estratega.
“Primero está Dios, segundo la familia y luego el Magallanes”, dijo Machado con la voz cortada al programa radial La Hora Magallanera.  “Siento una emoción muy grande”.

---------------------------------------------------------------------------------

A Gregorio Machado se le quiebra la voz cuando en hurga en su memoria cuando era un joven, aficionado a los Leones del Caracas y que estaba a punto de firmar como profesional con los Navegantes del Magallanes en la UCV (68-69)
A partir de ese momento, se cambió de bando y desde entonces, ha sido una de las figuras más queridas y representativas de la franquicia.  “No me lo esperaba, la gente decía que me lo merecía desde hace tiempo, yo creo que todavía puedo darle mucho a este equipo”, destacó el experimentado técnico vía telefónica sobre su reciente exaltación al Salón de La Fama del equipo junto a Félix Rodríguez, Jim Holt y Alberto Raidi.
“Son muchos los recuerdos que pasan por mi mente.  Desde que este equipo llegó a Valencia, he formado parte de él”, precisó.  “Está intacta en mi mente cuando Rodolfo Mauriello me firmó en la Universidad Central.  Quién iba a pensar esto, todo lo que he recorrido”, acotó el actual asistente del manager Luis Sojo.
Machado es un hombre carismático, querido por todos aquellos que de alguna manera han pasado por el dugout de los cabrialenses.  Amante de la comida y la música mexicana, siempre tiene anécdotas para compartir de sus años en las menores con los Bravos de Atlanta y de su paso por la pelota mexicana.
“Tengo muchos cuentos de este equipo, son 42 años metido metido en sus venas y ellos forman parte de mi sangre, de todo este ser que está en mí”, resaltó nuevamente con la voz temblorosa. “Jugadores que eran novatos y han llegado a la cúspide.  He podido ver sus hijos, sus familias, sus llantos, sus decepciones, sus alegrías, los triunfos”, acotó el otrora serpentinero por siete temporadas.
“He visto celebrar los once títulos de este equipo.  Soy un mirandino que se mudó a Valencia, una ciudad que me abrió las puertas y ahora está interna en lo más profundo de mi corazón”, dijo Machado.


Israel Pacheco Velásquez
@israelpachecov



lunes, 11 de noviembre de 2013

Ted Lilly se encontró con viejos amigos

El serpentinero zurdo recordó viejos tiempos en sus 15 años en las Grandes Ligas en su primer acercamiento en el dogout de los turcos


El escritor checo Milan Kundera, en su libro La Risa y el Olvido, afirmaba que  la historia es la lucha de la memoria contra el olvido.
Ted Lilly cuando entró al clubhouse de los Navegantes del Magallanes, recordó caras que había olvidado, le vinieron a al mente memorias de sus 15 años en las Grandes Ligas.
Una de ellas fue la  de Gustavo Chacín cuando estuvieron juntos con los Azulejos de Toronto (2005 y 2006); a Ramón Hernández cuando recibía sus envíos con los Atléticos de Oakland (2002 y 2003) y por supuesto, de Carlos Zambrano (2007, 2008, 2009) cuando eran amigos de rotación con los Cachorros de Chicago.
“Fue un tremendo impacto, de verdad que me lleve una agradable sorpresa”, dijo el zurdo de 38 años de edad en el coso de La Michelena.  “Tuve un largo viaje desde (California, Phoenix, Atlanta, Caracas), muy agotador pero al verlos y recordar viejas cosas, creo que valió la pena”, soltó el experimentado serpentinero.
“Chacín siempre fue callado, Ramón era uno de los mejores receptores de la época y vivimos emociones bajo la filosofía Moneyball y con Carlos llegamos y luchamos en ´postemporada con los Cachorros”, recordó. Lilly y Hernández se vieron nuevamente las caras este año con los Dodgers de Los Ángeles.
El serpentinero siniestro soltó  el brazo durante 15 minutos bajo la supervisión del coach de pitcheo, Roberto Espinoza.  “Este es un gran beisbol y vengo a demostrar que puedo lanzar, que todavía me queda algo en la bola”, resaltó.   “Yo lance cinco episodios en California antes de irme y es cuestión de seguir un plan de trabajo específico a la orden del cuerpo técnico”, precisó.
“En realidad me comentó que fueron siete sesiones de bullpen previa”, agrega Espinoza sobre el escopetero.  “Vi que estuvo suelto durante su trabajo  y tuvo retrasos en su vuelo y no quise precipitarlo para que trabajar cansado.  Lo mejor es esperar y ya mañana (hoy), comenzaremos con el acondicionamiento físico y los planes en la lomita.
Lilly sonrió al referirse al que será su mánager en los próximos días.  “Luis Sojo tiene una personalidad genial, me parece excelente que él sea el estratega.  Está en los primeros lugares y la idea es ayudarlo a que se mantenga en ese lugar, no bajar la guardia”, destacó de su compañero de clubhouse en el 2000 con los Yanquis de Nueva York.
Lilly viene de jugar con los Dodgers  y dejó foja de 0-2 con 5.59 de efectividad antes de ser dejado libre por la organización.  Tiene registro de 130-111 de por vida en las mayores con 1982.2 episodios en la lomita.
El californiano podrá revivir el día de hoy su primera rivalidad Caracas-Magallanes.  “Jay Gibbons me contó que llegué en buen momento porque podré sentir en vivo el furor y la pasión de  cas 20.000 personas”, contó sobre el clásico de los Eternos Rivales.

Israel Pacheco Velásquez
@israelpachecov

lunes, 4 de noviembre de 2013

Pablo Sandoval quiere el 20-20 con los Gigantes

El tercera base se someterá a un programa de acondicionamiento físico para ganar velocidad, reducir peso y medidas y aumentar masa muscular

Foto: noticiasvenezolanas.com.ve

La poca gente que estaba en el estadio José Bernardo Pérez de Valencia veía con atención a Pablo Sandoval.  Todos los señalaban, algunos decían que iba a jugar, otros que no, lo cierto del caso, es que la afición se emocionó al ver al Más Valioso de la Serie Final pasada.
No solamente los magallaneros residentes en Valencia podrán verlo, el porteño comenzará a entrenar con los Navegantes del Magallanes y hará todas las giras del equipo en lo que resta de campaña.  “Seré uno más, entrenaré con el equipo, batearé con ellos, con la diferencia que no jugare”, indicó el tercera base de los Gigantes de San Francisco en rueda de prensa antes del partido dominical.  “Estoy muy contento de estar aquí y quise tener esta iniciativa porque no hay mejor manera de lograr las metas que me propuse sino estando en mi casa, la que siempre me abrió mis puertas”, agregó.
“El plan de acondicionamiento físico será aeróbico y anaeróbico. La idea es que sea un trabajo integrar para ganar fuerza, resistencia, reducir medidas y ganar algo de masa muscular”, expresó el porteño.  “Vendrá acompañado de un régimen alimenticio basado en proteínas y calorías de alto índice glicémico”, detalló.
Sandoval considera que este método escogido tendrá sus frutos.  “Los años anteriores me costaba demasiado, casi que tenía que trabajar el doble.  Ahora, entrenando con Magallanes, rodeado de la afición, de mis compañeros ayudará, de eso no tengo duda.  Eso contagia”, resaltó.
El preparador físico de los cabrialenses, Rafael Álvarez, precisó lo que será el plan de trabajo de Sandoval.  “Trabajará dos veces al día, una en la mañana y la otra en la tarde.  Combinación de ejercicios cardiovasculares, pesas y ligas, estás últimas para el fortalecimiento y la fuerza”, indicó el instructor.   “Creo que con dos meses de intenso trabajo logrará su meta”, contó.
El 20-20.    El antesalista de la novena de la bahía asumirá su último año de contrato con la organización y quiere aspira incrementar su velocidad.  “La idea es que pueda robar alrededor de 20 bases y ligar 20 cuadrangulares.  Creo que es perfectamente factible lograr ese cometido si trabajo fuerte. “Los Gigantes no me han dicho nada, yo tampoco quiero tocar ese tema. Estoy enfocado en mi preparación y en conseguir mi primer Guante de Oro”, manifestó.
Sandoval quiere alejarse de las lesiones que han limitado su producción en las mayores. En 2013 dejó promedio de .274 con 14 cuadrangulares y 79 remolcadas en 141 partidos.

Israel Pacheco Velásquez